domingo, 14 de agosto de 2016

El diario de Mirella: Día 5



Rosa estaba extraña, cada vez que intentaba acercarme, se disculpa y se iba. Era notable que estaba evitándome. Su nueva amiga estaba prendida de ella,  era como una molesta babosa colgada a un anzuelo.

Marco sólo me decía que algo debí de hacerle a Rosa para que no me hable, para que vaya conseguido una nueva amiga y se olvidará de mí.  En su palabrería sin sentido me recordó la salida al centro comercial, cuando tome su contra.  Sólo pensé en algún momento pude incomodaba por mi aptitud.


Tenía que hablar con ella, quería arreglar la situación entre nosotras. 

0 comentarios:

Publicar un comentario